(Guayaquil, 23 de febrero).- La ansiada victoria por fin llegó. Cruz Azul dejó atrás nueve juegos sin conseguir un triunfo y pitó a todo vapor en casa, 3-0 frente a Querétaro en la Copa MX. La Máquina luce embalada y aceitada, el juego más importante de su temporada viene. El Clásico Joven está de frente, en La Noria lo quieren.

EL JUEGO

Nadie criticó el estilo cementero en lo que va de torneo. Su verticalidad simplemente no estaba acompañada de goles. Anoche en el Coloso de la Colonia Noche Buena, la mira chueca se terminó. La velocidad de Martín Rodríguez y Ángel Mena comenzaron a taladrar la defensa queretana. El premio a la lucha y entrega por fin le llegó. En una salida que lucía fácil, Hiram Mier entregó la pelota al “Gato” Silva. El balón terminó en los pies de Mena, quien recortó a Escalante y sacó un potente disparo cruzado para doblegar al guardameta.

Con el paso de los minutos, los celestes volvieron a tomar el control. Cauteruccio demostró que si bien quiere goles, prefiere el juego en equipo. Tras una gran jugada, cedió para que el “Conejo” Benítez pusiera el 2-0.

Para el complemento, la tónica del encuentro fue la misma. Los Gallos volvieron a “cantar” en la defensa. Una mala salida le dejó el balón a Benítez. Jorge picó la pelota y así firmó su doblete. No hubo más. El silbatazo final llegó y con ello Cruz Azul rompió su malaria. El América será su siguiente prueba.

Ángel Mena marcó un golazo en la victoria de Cruz Azul ante Querétaro
La ansiada victoria por fin llegó. Cruz Azul dejó atrás nueve juegos sin conseguir un triunfo y pitó a todo vapor en casa, 3-0 frente a Querétaro en la Copa MX. La Máquina luce....
Global

Comentarios

comentarios