Madrid, 27 de abril.- El primer asalto entre Atlético de Madrid y Bayern Múnich se saldó con victoria ‘colchonera’ por 1-0. Saúl Ñïguez firmó un golazo en la primera parte.

Diego Simeone optó finalmente por afrontar la baja de Diego Godín con un centro de la defensa formado por José María Giménez y Stefan Savić, dejando a Lucas Hernández en el banquillo. Augusto Fernández fue titular en la medular junto al tradicional trio de canteranos y arriba alineó a Fernando Torres y Antoine Griezmann. Josep Guardiola optó finalmente por un once sin Thomas Müller ni Franck Ribéry. Javi Martínez formó en el centro de la defensa junto a David Alaba en detrimento de Joshua Kimmich y sorprendió su apuesta por la velocidad de Kingsley Coman en ataque.

Los primeros compases se jugaron al ritmo del Atlético. Intenso al corte y en los duelos, curiosamente fue el equipo rojiblanco el que tuvo más el balón en los minutos iniciales intentando sorprender a Manuel Neuer con un par de disparos lejanos sin demasiado peligro. Torres se dejó ver con asiduidad y tanto Augusto como Gabi impusieron su fuerza en el centro del campo. Pero fue Saúl Ñíguez el que asestó el primer golpe con una jugada individual de ensueño. El ilicitano sorteó a cuantos rivales le salieron al paso para definir de forma exquisita con la zurda en el interior del área poniendo el balón lejos del alcance de Neuer.

Con el gol en contra el Bayern despertó súbitamente. Rápido creó una ocasión clara que despejó Giménez en el área pequeña tras un error del propio uruguayo y a partir de ahí sus hombres metieron una marcha más para intentar entrar en el partido. Pero el Atlético es un equipo siempre bien asentado y muy acostumbrado a defender rentas de pocos goles. Con el paso de los minutos fue frenando el ímpetu del Bayern para volver a igualar un partido con mucho menos dominio bávaro del esperado.

Superada la media hora la posesión empezó a decantarse más claramente del lado visitante. El trabajo del Bayern por las bandas evitó el tradicional despliegue ofensivo de Juanfran y Filipe Luís y hombres como Philipp Lahm, Thiago Alcántara o Douglas Costa comenzaron a tener más balones para jugar. Sin embargo al Atlético le bastata un hombre para meter el susto en el cuerpo a toda la zaga del Bayern. Saúl desbordaba, filtraba pases, se abría a banda para centrar y a la vez aparecía en el área. El ‘17’ rojiblanco estaba en todas partes y Guardiola no dio con la tecla para pararlo en la primera mitad.

En el segundo periodo el Bayern saltó con los mismo once hombres pero con más ambición. Lewandowski tocó más el balón en un par de minutos que en todo el primer acto, y Thiago y Arturo Vidal adelantaron sus posiciones dejando a Alonso incrustado en lo que prácticamente era una defensa de tres. Y curiosamente fue uno de esos tres centrales, Alaba, el que a punto estuvo de empatar el partido con potente zurdazo desde fuera del área que se estrelló contra el larguero de la portería de Jan Oblak en el minuto 54.

Un par de minutos después fue Javi Martínez el que probó al portero esloveno con un buen remate de cabeza tras un córner en los que eran sin duda los mejores minutos del Bayern en el partido. Fue entonces cuando Guardiola dio entrada a Ribéry para intentar marcar la diferencia en los últimos metros. Mientras tanto los jugadores del Atlético se multiplicaban en las ayudas defensivas con un Augusto especialmente acertado al corte.

Ya en los últimos 20 minutos Vidal volvió a poner a prueba a Oblak con otro descomunal disparo desde fuera del área con un guión de partido claro para ambos equipos: búsqueda del empate por parte germana, defensa y salida a la contra por parte local. Y en una de esas salidas Fernando Torres estuvo a milímetros de doblar la ventaja rojiblanca. Gran contra, recorte preciso en el área y remate con el exterior de la bota que se estrella contra el poste.

En los últimos compases del encuentro, el Atlético supo sufrir para mantener la exigua ventaja con la que viajará a Múnich la próxima semana. Los de Simeone están a un solo partido de una nueva final de la UEFA Champions League.

Comentarios

comentarios