Redacción Global, 25 de abril.- El fútbol uruguayo vive una tragedia sin precedentes, que ha causado conmoción en el Club Defensor de Maldonado, luego del secuestro, abuso sexual y asesinato de un niño de 10 años por parte del entrenador de la división ‘benjamín’ (Divisiones Menores), que posteriormente se quitó la vida.

El asesino fue identificado como Fernando Sierra, entrenador del equipo benjamín del Club Defensor de Maldonado (Uruguay), quien secuestró y asesinó el pasado sábado a un jugador de 10 años.

El cadáver del niño Felipe Romero fue hallado con un disparo en la cabeza junto al cuerpo del asesino, que posteriormente se suicidó de la misma forma en la sierra de Villa Serrana, a 150 kilómetros de Montevideo.

La víctima era hijo de Luis Romero, ex jugador de Peñarol. Según los resultados de la autopsia, el asesino sedó y abusó sexualmente del menor antes de dispararle.

“Felipe era uno más de la familia, se quedaba, jugaba, pasaba días o semanas acá. Le dijimos a Fernando que no se encariñara mucho porque él no era el padre biológico”, declaró un familiar del niño al canal televisivo uruguayo Telemundo.

Fuente: Marca

Comentarios

comentarios