(Guayaquil, 05 de abril).- El equipo dirigido por Zinedine Zidane había emprendido viaje hacia la comunidad de Leganés, donde debería enfrentar a su débil elenco futbolístico. Cualquier equipo parece débil al lado de las bestias de blanco igualmente, ¿no? Pero Zizou, pensando en Champions, iba con suplentes. Real Madrid, que posee un partido menos, quería seguir liderando tranquilo La Liga, mientras que el local soñaba con pegar el batacazo y alejarse de los puestos de descenso.

Los primeros minutos marcaron una sorpresa: los dirigidos por Garitano tendrían dos llegadas totalmente claras antes de los 5’ de juego. Leganés, así, intentó proponerle el palo a palo al Madrid. Pero esta audacia le costaría caro, y mucho. Hasta los 15’ solo pudo sostener esto, ya que James y Morata, en 5’ pusieron a la visita 3-0 arriba y la paliza se sentía. Si la jerarquía es amplia, que se note. La diferencia abismal ya estaba plasmada en el resultado recién a los 23’ de la primera parte. Ahora, el Madrid, se haría de la posesión, quitando idoneidad a los Pepineros, pero no por esto dejaría de ser ofensivo. Pero el fútbol es así, es hermoso. Los merengues subestimaron demasiado la presencia de los rivales, y se encontraron una sorpresiva respuesta. A los 34’, con fugacidad, el choque estaba 3-2. Los goles desconcertaron un poco a la Casa Blanca, pero no hizo desarreglar su postura, si se vio un trato diferente tanto en posesión, como en defensa. Aún así el resultado quedó estático y al vestuario se iban con la mínima ventaja.

A los 15’, Asensio robó la posesión en la mitad de la cancha y arrancó una carrera hasta el área, donde cedió el balón a James, para que este convierta el primero. 3’ después, Alvaro Morata con un cabezazo a quemarropa elevaría la ventaja y a los 23’, asistido por Kovacic, pondría el tercero. Gabriel Pires, a los 32’, y Neves, a los 34’, pondrían el descuento para Leganés y se ilusionaban.
El partido se reanudó con la segunda etapa, y el tirón de orejas que Zidane pegó en los vestuarios se notó. Con firmeza el Real contuvo la pelota y buscó la ocasión perfecta para acercarse al arco rival. Solo 4’ bastaron para que la visita se despegue por uno más del resultado. James y Morata estaban haciendo una dupla mortífera, y la buena presencia de Asensio-Vázquez en la creatividad de ¾ de cancha en adelante cerraban una actuación intachable, ofensivamente hablando. Gabriel Pires era el más activo en la otra vereda, pero jugaba muy sólo; su equipo estaba partido, la colectividad era imposible y el pelotazo un recurso mal usado. Pensando en el resultado parcial, el paso de los minutos y los choques calves que se vienen, el Madrid cambió el chip y se empezó a notar cada vez más la conformidad. Así, por ejemplo, los goleadores del choque se fueron a la banca y descansaron. El correr del tiempo fue anécdota, y el final gustó a Zizou.

A los 4’ de este complemento, otro cabezazo de Morata, tras un centro de James, pondría el 4-2 parcial. La victoria sostiene a los Merengues en la cima del campeonato, con 71 puntos; ahora la cabeza de los liderados por CR7, que hoy se cuidó, está en el próximo miércoles 12, donde pisarán suelo alemán para enfrentar a Bayern por la ida de cuartos de final de Champions League. A el local, Leganés, solo le queda levantar la cabeza y tratar de sacar la mayoría de puntos posible, si la temporada siguiente no quiere jugar en la Liga Adelante.

Los goles:

Morata y James mantienen líder al Real Madrid tras ganar a un valiente Leganés
El equipo dirigido por Zinedine Zidane había emprendido viaje hacia la comunidad de Leganés, donde debería enfrentar a su débil elenco futbolístico.....
Global

Comentarios

comentarios